La párabola del Sembrador

Jesús habló a sus discípulos en parábolas y también a  nosotros nos habla a través de ellas, pidamos la luz del Espíritu Santo para que nos muestre qué nos quiere decir el Señor a través de esta parábola del buen sembrador.

Pero, si no somos semillas, ni somos sembradores, ¿Qué debe significar esta palabra para nosotros?. Jesús que es bueno y nos conoce explicó esta parábola Él mismo, para que entendamos que la semilla es su PALABRA, ÉL es e Sembrador y nosotros somos el campo en el  que se siembra. Veámos ahora la explicación que salió de los labios de Jesús.

Y tú qué tipo de terreno quieres ser?? Ojalá te propongas a ser buena tierra, con un corazón limpio y puro, aunque ser como los otros terrenos es muy fácil, ser como tierra fértil  es todo lo contrario, esto implica mucho esfuerzo y sacrificio, debes negarte a tus propios caprichos y deseos y hacer sólo lo que agrada a Dios y le hace bien a los demás. Con amor, alegría y mucha dedicación podrás ser un terreno donde la Palabra del Señor da frutos abundantes.

Estas imágenes han sido tomadas de Dibujos para la la Catequesis. Para encontrar estas y otras imágenes visita su sitio web: http://dibujosparacatequesis.blogspot.com/


La Ovejita Perdida

Un día Jesús habló a sus discípulos contándoles esta parábola. Recuerda que las parábolas son aquellas historias que Jesús utilizaba para que todos entendieran su mensaje. 

Imagen proporcionada por dibujos para catequesis. Para más imágenes visita www.dibujosparacatequesis.blogspot.com

Tú puedes ser una de esas ovejitas, si te sientes triste, desanimado o deprimido es porque tal vez te has alejado de Jesús y como la ovejita estás herida y en mucho peligro, por eso déjate encontrar por Él, pídele que te salve y sane todas tus heridas, que te traiga la alegría y la paz.

Ahora mismo salúdalo pues debe estar muy cerquita tuyo buscándote, dile "Jesús de mi corazón, te pido me perdones pues me he alejado de tí, sácame de mi pecado y sana todas mis heridas, yo quiero ser feliz junto a tí, ayúdame Señor a ser fiel a tu Palabra y concédeme la gracia de no alejarme nunca más de tí, tómame en tus brazos y llévame de nuevo a la felicidad" Amén.

Esta imagen ha sido tomada de Dibujos para la la Catequesis. Para encontrar esta y otras imágenes visita su sitio web: http://dibujosparacatequesis.blogspot.com/